Artritis y artrosis en adultos mayores: como diferenciarlas

Enfermera/domicilio/Bogota/Cuidados-Adulto-Mayor/Servicio de Enfermeria a Domicilio/Acompañamiento Adulto Mayor Artículos de Interés


Enfermera/domicilio/Bogota/Cuidados-Adulto-Mayor/Servicio de Enfermeria a Domicilio/Acompañamiento Adulto Mayor

Artritis y artrosis en adultos mayores: como diferenciarlas

La artritis y artrosis en adultos mayores suelen confundirse entre sí, pues ambas afectan las articulaciones, pero su diferencia más notable es que la artritis se considera como una enfermedad autoinmune, debido a que el sistema inmunitario ataca tejido sano. Por su parte, la artrosis es degenerativa a causa del desgaste del cartílago articular que, en su estado normal, permite el libre movimiento entre los extremos de las uniones óseas.

Aunque estemos tratando de artritis y artrosis en adultos mayores, es importante aclarar, que por su origen autoinmune, la artritis puede afectar a personas de cualquier edad, desde niños hasta adultos, sin embargo la artritis que aparece en la edad avanzada, por lo general, es producto de traumatismos o fracturas. Por su parte, la artrosis es inherente a la edad, pues aparece en personas de 65 a 70 años debido al desgaste de las articulaciones, producto de la edad y el sobreuso.


Estas dos enfermedades articulares cursan con rigidez, dolor e inflamación, siendo el dolor y la rigidez los síntomas más comunes entre ambas. En la artritis a causa de la producción en exceso de líquido articular, mientras que en la artrosis es producto del sobreuso. La inflación en la artrosis es muy ocasional, sin embargo este síntoma en la artritis es crónico y aunque puede aliviarse un poco con medicamentos, la zona afectada raramente vuelva a su completa normalidad.

La artritis y la artrosis suelen afectar cadera, rodillas, espalda, cuello, manos y pies. Las personas afectadas pierden progresivamente movilidad en las articulaciones, por lo que disminuye su calidad de vida. Perder la movilidad de una articulación como, por ejemplo, las falanges de los dedos de las manos, puede significar para un adulto mayor no poder valerse por sí mismo, imposibilidad para escribir, dificultad para teclear en la computadora, no poder llamar por teléfono cómodamente y dejar de ser autónomo en su día a día, llegando a causar esto un aislamiento social.

Para prevenir o sobrellevar la artritis o la artrosis, es conveniente evitar el sobrepeso y la obesidad, pues son factores determinantes en el desarrollo y avance de estas patologías. Es recomendable corregir las posturas y mantener las adecuadas para así evitar sobrecargar las articulaciones. Se aconseja evitar lo máximo posible levantar pesos excesivos y distribuir el peso en ambos brazos. Actividad física regular y ejercicios aeróbicos de bajo impacto son ideales, y más con la ayuda de profesionales que puedan indicar las rutinas que se deben hacer y con qué frecuencia.

Para mejorar la calidad de vida del paciente, como complemento de la terapia farmacológica, en casos de artritis y artrosis es aconsejable la fisioterapia con calor o frío, hidroterapia, rehabilitación, una dieta saludable con abundantes vegetales y frutas, una sana rutina de sueño que incluya siestas, evitar el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol, y actividades tales como caminar, yoga, taichí, meditación y ejercicios en piscina.

En Cuidados Dorothea, nuestros profesionales se encargarán de que los adultos mayores sigan sus tratamientos y visitas médicas, mantengan un buen equilibrio entre ejercicio y descanso, recuperen la confianza en sí mismos y sus estilos de vida, para que así cuiden aún más sus articulaciones y logren enfrentarse a todas las dificultades físicas y emocionales propias de su edad. Para mayor información no dude en contactarnos, En Cuidados Dorothea adaptamos nuestra propuesta de servicio a su presupuesto y necesidades.


Ver otros artículos